twitter facebook
CRESE

CRESE CRESE CRESE CRESE CRESE

 



Calidad humana y Responsabilidad Social

 

La Norma CRESE ® es un sistema de gestión, auditable y certificable, que propone el desarrollo de programas de mejora continua para promover un desarrollo sustentable enmarcado en una ética de desarrollo humano integral que hace a las empresas más humanas y humanizantes y por consiguiente más productivas.
 
La Norma CRESE ® tiene una estructura que está cimentada en 4 (cuatro) principios éticos, 5 (cinco) pre-requisitos que garantizan el cumplimiento de la legalidad y 25 (veinticinco) requisitos para promover una ética de máximos divididos en 7 (siete) temas. Además cada requisito es evaluado por 5 (cinco) criterios que tienen como objetivo mejorar el impacto de todos los programas.

Empresa Responsable AC cuenta con una gran cantidad de herramientas que ayudan a las empresas y organizaciones a avanzar en la implantación de La Norma CRESE ® de manera eficiente y a tener mejores resultados.

Hasta mediados de 2014 se han acumulado cientos de testimonios de unidad, solidaridad y cariño de la gente por su trabajo, una mejor calidad de vida de las familias del personal de las empresas y decenas de ejemplos de mejoras en indicadores de productividad como mayor puntualidad, menor índice de rotación de personal, reducción de accidentes y aumento de ventas, entre otros.

La Norma CRESE ® es avalada por el Consejo Latinoamericano de Calidad Humana y Responsabilidad Social, A.C., y evidentemente, por los resultados obtenidos en las empresas con las que se trabaja. Se cuenta también con alianzas y convenios de colaboración con organismos empresariales, sociales y universidades.



 

 

Prólogo de la Norma Crese 2014

Es un gran honor estampar este prologo para la Norma CRESE 2014, una Norma que promueve la Calidad Humana y la Responsabilidad Social y contribuye al bien común organizacional y a beneficiar a toda la sociedad en el respeto a la dignidad de las personas y promocionando su desarrollo.

Como persona de empresa que ha tenido la oportunidad y también la fortuna de implantar esta Norma CRESE, puedo manifestar que nada hay igual y que los conceptos de Responsabilidad Social van dirigidos al ser humano, a las personas, que ven en esta Norma y sobre todo en su aplicación, algo muy valioso para ellas, lo que no se alcanza, lo que no alcanzamos a percibir en otros Sistemas de Responsabilidad Social Empresarial.

Implantar esta Norma en las organizaciones, es traer esperanzas de una vida más digna para las personas y lo que es mejor, que las mismas personas lo anhelan y agradecen, convirtiéndose en los mayores defensores de la misma pues desde el mismo momento de su implantación, el cambio en la empresa es notable, la vida diferente y más humana, el trato entre las personas más respetuoso y el bienestar generalizado es algo que llega a la organización que la implanta.

No comento lo anterior por comentar, ni escribo sin fundamentos. Lo he vivido, lo he palpado y puedo afirmar que fue una bendición para las empresas donde esta Norma se implantó y para sus hombres y mujeres, haber hecho lo que hicimos ya que la productividad se elevó notablemente, el índice de rotación se redujo y el ambiente laboral fue diferente e infinitamente mejor, más grato y más humanizado.

Una Norma que promueve principios de calidad de vida en el trabajo, desarrollo de las personas, cuidado y desarrollo de las familias, solidaridad y ayuda a la comunidad, cuidado del medio ambiente, humanización y trascendencia del trabajo, respeto a los derechos humanos, respeto a las leyes, productos y servicios dignos, etc. etc. reitero, una Norma que promueve lo anterior, es una Norma excepcional, digna de tenerse en cuenta y de implantarse en las organizaciones.

Y una Norma que nos dice que hay que respetar la dignidad de las personas, tener solidaridad, llevar a cabo la subsidiaridad y procurar el bien común organizacional, es una herramienta invaluable en manos de quienes tenemos el honor de dirigir empresas y en consecuencia tenemos la responsabilidad también de conducir hombres y hemos de hacerlo, siempre, por la senda del bien a favor del ser humano.

Caminemos en la búsqueda de una mejora permanente, continua y llevemos a cabo prácticas que beneficien a la empresa y a todos quienes la componemos. Desde que el mundo existe, desde que hay días y noches, es el hombre, siempre el hombre, el que hace posible lo imposible y es por él, por el hombre, por quien los líderes deben luchar y hacer de él, de ese hombre, un ser humano que posea permanentemente la osadía de vivir, de ser mejor, más productivo, llevar una vida más digna cada día y de alcanzar para él y para los suyos la misma dignidad que buscamos para nosotros y nuestros seres queridos.

Quizá, haber alcanzado lo anterior en organizaciones que he tenido el honor de dirigir, me permite tener nítido el concepto y doy gracias a Dios por haberlo podido y deseado llevar a cabo y haber contribuido a que existan personas excepcionales y más felices cada día, en empresas que se han vuelto más humanas y mucho más productivas. Debo agregar, desde luego, que con la implantación de la Norma CRESE, todos hemos salido ganando.

Ya para finalizar diría que esta Norma, es una caricia para el alma de los trabajadores y una inyección de moral y bienestar para las empresas.

¡ Si la Norma CRESE no existiera, habría que crearla !.

Amigos entrañables que presten oídos y atiendan las palabras de este humilde servidor:

BUSQUEN LA ESTRELLA CRESE EN EL FIRMAMENTO, SE TREPEN EN ELLA Y RESIDAN AHÍ, JUNTO A QUIENES YA TUVIMOS LA BENDICION Y LA FORTUNA DE ENCONTRARLA.

Mi respeto y admiración,

Camilo García Marcos
Presidente del Consejo Latinoamericano de Calidad Humana y Responsabilidad Social, A.C.

 

ver el prólogo 2

Se ha evaluado a más de 500 empresas y se han entregado 167 Certificados.